vuelos baratos

jueves, agosto 03, 2006

Me gustaria soñarte al despertar


Me gustaría poder describir
con alegres palabras
lo que siento al pensar en tí.

Me gustaría poderte escribir
unos mágicos versos
que te hagan pensar en mí.

Me gustaría decirte al oido
una palabras tan bellas
que no te puedas resistir.

Me gustaría poder contar
una historia
que te hiciera sonreir.

Con una voz suave
acariciar tus oidos
para hacerte feliz.

Acariciar tus labios
con los mios,
soñarte al despertar.



Volverán tus recuerdos a habitar en mi mente

Puedo mirar otros ojos
puedo besar otras bocas
y si mi piel toca otras manos
que no sean las tuyas
puede que te haya olvidado
tan sólo un instante
pero pronto volverán los recuerdos
a habitar en mi mente
tu pelo, tu boca, tus ojos
y sus verdes reflejos
como un rio desbocado.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

CERRANDO CÍRCULOS ( Paulo Coelho )

“ Es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida. Si insistes en permanecer más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría, el sentido del resto. Cierra círculos, o puertas, o capítulos. Como quieras llamarlo, lo importante es cerrarlos, dejar ir momentos que se van clausurando. ¿Terminó con su trabajo? ¿Con la relación? ¿No más en esa casa? ¿Debe irse? ¿La amistad se acabó? Puede pasarse el tiempo "revolcándose" en por qués, en rebobinar el casete y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho. El desgaste será infinito porque en la vida, usted, yo, todos y todas estamos abocados a cerrar capítulos, pasar la hoja, terminar con etapas o momentos y seguir adelante. No podemos en el presente añorar el pasado, preguntándonos por qué sucedió, hay que soltar, desprenderse. No puedes ser niño eterno, adolescente tardío, empleado de empresa inexistente, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado. No. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! A veces es importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, vender o regalar libros. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, desprenderse. En la vida nadie juega con cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, pasar la hoja, vivir sólo lo que tenemos en el presente. El pasado ya pasó. No espere que le devuelvan, que le reconozcan, que alguna vez sepan quién es usted. Suelte el resentimiento, que lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo. La vida es adelante, nunca atrás. Si usted anda por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción. Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de "regresar" (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron. ¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo! Si no, déjelo ir, cierre capítulos. Dígase a usted mismo que no, que no vuelve. Pero no por orgullo ni soberbia, sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio. Usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, tres meses, un año, por lo tanto, no hay nada a qué volver. Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo. Ni usted será el mismo, ni el entorno al que regresa igual, porque en la vida nada se queda quieto, estático. Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que está en su vida. Nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo es vital, porque cuando vino al mundo llegó sin ese adhesivo, por lo tanto es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar. Aprenda a desprenderse, humanamente es posible. Sólo es costumbre, necesidad, apego. Cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, sacuda, suelte. Regalo de lunes, un abrazo, Rita. Sigan adelante con tranquilidad. ¡Esa es la vida!”

Una vez un amigo, de esos que sólo hay uno o como mucho dos me envío es fragmento para intentar animarme, creo que hace unos años. Hoy, casualmente mirando entre las cosillas, quizás buscando un recuerdo que tal vez no debo encontrar, he encontrado y leído esto. Curiosamente estoy en la misma situación que en ese momento.Intento pasar página y es tan difícil...pero es necesario. "Vendrán días..." Lía

mar. ago. 08, 01:53:00 a. m.  
Blogger javi-al said...

Gracias por el comentario, todo el mundo me dice que olvide, que pase página, que cierre las puertas, etc. lo he intentado y lo pasé mucho peor. Prefiero tener un 1 % del total que nada.

mar. ago. 08, 10:19:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Disculpa, sé que es "meterme donde no me llaman", quizás te he dejado ese fragmento porque intentando creérmelo, repetírmelo una y otra vez hasta ver si puedo llevarlo a cabo...pero parece que no. Te entiendo perfectamente. Un amigo está cansado de verme así y de repertirme que pase página y yo le digo que sí...que lleva razón y a veces hasta me lo creo pero otras...Es como si me negara a dejar atrás esos labios, esos brazos que me estrechaban...esa mirada que,como dice la canción de Amaral, "hace (o al menos hacía) que se vaya mi melancolía, me devuelves de nuevo a la vida...". Sé que es tan difícil encontrar a otro chico como él...Pero bueno al menos hay que dejar las puertas abiertas y sonreír cuando te des cuenta de que hay una persona que te mira de una manera más especial. "En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante, y detrás de cada noche, viene una aurora sonriente" (Khalil Gibran)

mié. ago. 09, 01:13:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home